10.24.2013

A solas - Pablo López

Más de dos meses después, la vida me vuelve a traer aquí. Antes de todo quería pediros disculpas por este tiempo ausente, pero necesitaba alejarme de esto porque empezaba a tomármelo como una obligación y no disfrutaba tanto como al principio. No sé cada cuánto publicaré (este año los estudios están robando gran parte de mi tiempo), pero mi intención es publicar al menos un par de veces al mes -siempre que encuentre qué publicar, claro-. Vuelvo con la energía y la ilusión del principio, así que dejémonos de rollos y vayamos con el tema de hoy.


Pablo López. A la gran mayoría de vosotros no os sonará, pero ya estoy yo aquí para remediarlo. Participó en Operación Triunfo 2008 (la 6ª edición), quedando segundo. Pasaron los años y hasta junio del 2013 no volvió a salir su nombre en la estela (más o menos) pública. Cadena Dial presentaba a una nueva promesa de la música española, Pablo López con su canción Vi. Pero hay que decir que este señorito no sólo canta, sino que compone para él mismo y para otros artistas -ha compuesto el tan conocido Vuelvo a verte de Malú y Pablo Alborán-. Aquí tenéis su página web para profundizar un poquito más en su historia.


¿Y qué lo trae hasta aquí? Ayer tuve el placer de disfrutar de su música y su arte en directo. Fue un concierto de 45min organizado por Sol Música que próximamente se emitirá en TV. No dejaron grabar ni hacer fotos, lo que me pareció fabuloso porque permitía disfrutar el concierto de una manera que se está perdiendo. Ahora, podrían haber dejado hacer alguna al final... 

Abrió con Lluvia en el cristal y continuó con La mejor noche de mi vida. Entre bromas y canciones, nos dio las gracias más de una vez por estar allí. Señaló el hecho de que nos podía ver las caras -seríamos unas 200 personas o así-, que era bueno porque nos podía leer los sentimientos en la cara pero que muchas veces prefería no verlas para esconderse. Se notaba que estaba allí con el cuerpo y con el alma, que disfrutaba, que sentía lo que cantaba. Después vino el cenit de la noche, al menos para mí: Te espero aquí (la presentó diciendo que era una canción de amor, que no le daba vergüenza decirlo; cómo podías estar con alguien años y, en cuestión de minutos, enamorarte de otra persona), Dónde y Mi casa (el momento mágico del mini-concierto: a solas él, su piano y nosotros, una maravilla). Sin darnos cuenta, nos plantamos en el final, con Suplicando y Vi. Para el bis, nos dejó elegir a nosotros: Ella fue la afortunada. 

Foto del ensayo ofrecida por @solmusica


Todo fue muy rápido, como si una brecha temporal se hubiera abierto para vivir el concierto sin darnos cuenta. Demasiado corto, dejando con ganas de más. Pero, pese a que estuvo en Madrid el 4 de octubre, espero que no tarde mucho en volver por la capital. Antes de terminar, quería resaltar una frase que dijo en medio del concierto: "No me abandonéis nunca". Esa fragilidad que muchos tratan de esconder, esa disposición a desnudar el alma... Es lo que le hace a uno humano, y lo que hace que alguien llegue a las personas. Impactante y sincera. 


Os recomiendo sentaros y escuchar sus letras, dejando el alma abierta para que os traspasen. Aquí os dejo un par de vídeos, uno de los videoclips y otro en acústico, para que lo disfrutéis. 

¿Dónde me escondo de ti está vez? Soy el mismo loco que ayer con las mismas ganas de volver.

"Sólo quiero volver a verte  y despejar las dudas que me quedan. No sé si te abracé lo suficiente o nos ganó la prisa traicionera"

8.05.2013

Manuel Álvarez Bravo



Esta exposición estuvo en la Fundación Mapfre - Sala Azca hasta el 19 de mayo. ¿Por qué os la traigo ahora, casi tres meses después? Porque fui a verla el mismo día que terminaba, así que de todas formas no os la hubiera podido recomendar a tiempo para que la pudierais visitar. Sin embargo, creo que merece un espacio aquí, por lo que no quería dejarla pasar. 


Manuel Álvarez Bravo nació en México D. F. en 1902 y murió en 2002, siendo uno de los fundadores de la fotografía moderna. Defiende la idea de que los objetos son signos, las palabras son imágenes y que los reflejos son cosas. El objetivo de su trabajo era consagrar la fotografías como arte, creando preguntas en torno a las relaciones entre la imagen y el lenguaje, entre los cuerpos y las cosas... El tema principal es el reflejo de las transformaciones iniciadas en México por la Revolución en 1910, cuando hubo un abandono rural y de las tradiciones progresivo, también surgió la cultura post-revolucionaria y se produje el auge de la cultura urbana. 

La exposición se dividía en los siguientes temas: formar, construir, aparecer, yacer, ver, exponerse, caminar y soñar. 

7.17.2013

El despertar de la señorita Prim



No sé si os sonará este libro de antes o si es la primera vez que oís hablar de él. Sea cual sea vuestro caso, espero que después de leer lo que os tengo que contar sobre ella, tengáis ganas de leerlo (y que lo hagáis de verdad).

El despertar de la señorita Prim. Curioso título, ¿no os parece? La señorita Prim, Prudencia Prim para quienes hemos leído el libro (aunque yo prefiero lo de señorita, la costumbre), es la protagonista del libro. Tras leer un anuncio por palabras decide visitar el pintoresco pueblo de San Ireneo de Arnois para optar a un trabajo, trabajo que consiste en organizar la biblioteca personal del Hombre del Sillón y que finalmente consigue. En ese pueblecito, descubrirá las las costumbres tan peculiares del lugar, mantendrá batallas dialécticas y conversaciones profundas, además de hacer un viaje personal conducida por los vecinos de San Ireneo de Arnois.


7.02.2013

Si pudieras verme ahora



Este libro lo encontré por casualidad: vi el título, la portada y... Antes incluso de saber de qué iba, ya había algo en mi interior que me decía que ese libro me iba a gustar, llamadlo intuición si queréis. Pero fue leer la sinopsis y... ¿Cómo dos personas aparentemente tan dispares iban a congeniar? Que me terminó de convencer, vaya.

Y ahora, después de haberlo leído, os digo que se va a convertir en uno de los libros que más me han gustado, no llega a la categoría de favorito pero sí me ha gustado muchísimo. Está escrito con tanto detalle que el lector es capaz de imaginarse las sonrisas, ese instante de relajarse con un tazón de café y dejarse llevar por los pensamientos, notar la evolución que van sufriendo los distintos personajes... Y la relación de Elizabeth e Iván, los dos protagonistas, una relación tan dispar (incluso más dispar de lo que se llega a imaginar uno leyendo la sinopsis) pero a la vez tan real. Y es que se parecen mucho más de lo que creemos e incluso de lo que ellos creen al principio.

6.14.2013

Brújulas que buscan sonrisas perdidas


Para quién no lo sepa, soy una gran admiradora de los libros de Albert Espinosa. Todos ellos me han durado una tarde escasamente, dos o tres horas, pero cada uno ha supuesto un descubrimiento de algo que ha trastocado mi mundo de una forma u otra. Contienen enseñanzas cotidianas o hechos que pueden ayudarnos a sentirnos mejor aunque parezcan una tontería a simple vista. Pero hoy no vengo a hablaros de todos ellos -aunque os los recomiendo encarecidamente, son mágicos, esa es la palabra que mejor los define-, hoy vengo a hablaros del último, Brújulas que buscan sonrisas perdidas.

La historia -como la del resto de los libros- puede no parecer nada del otro mundo: un hombre que ha perdido a su madre y a su mujer, cuyo padre está enfermo, y que está enfadado con sus hermanos por algo del pasado. Pero es también un libro donde el protagonista, llamémosle E., tiene que luchar con él mismo, con su pasado y con su presente, donde tiene que hacer frente a las enfermedades de su padre él solo y donde tiene que sacar a adelante a sus hijas gemelas de la misma forma, solo.