7.18.2012

Nadie lo conoce


Es el tercer libro de Mari Jungstedt (confieso que aún no soy capaz de escribir el apellido de memoria, pero poco me falta) con personajes como Knutas, Johan o Karin, entre otros tantos fijos. Hay algo que, a medida que voy avanzando en la historia, que voy leyendo libros, me doy cuenta de que no me gusta de esta autora: repite. No es que se repita en las historias, es que te hace un resumen a grandes rasgos de los libros anteriores y, para los que ya nos los hemos leído, resulta un poco pesado. Y esto se acentúa si encima estos resúmenes aparecen al principio de la historia, impide que nos atrape y nos enganche de primeras.


También me parece que ha dejado pasar demasiado tiempo entre el primer asesinato y el segundo, lo que hace que no te metas del todo en la situación. Eso sí, a mitad del libro la historia avanza a toda velocidad y es un gustazo ir descubriendo lo que ha ocurrido poco a poco, sobretodo lo relacionado con los vikingos, extraños rituales y un modus operandi de lo más extraño y original. Eso ha sido todo un punto a favor, he de decir, pues pese a que puede resultar grotesco para ciertas personas, a mí parecer ha sido fantástico, ya que no es nada normal (yo no lo había oído hasta ahora).

Y cómo avanza la relación entre Emma y Johan, poco a poco, pasito a pasito... Y el nombre de cierta personita... Me parece que representa una relación totalmente normal y que podría darse en la vida cotidiana sin ningún problema. Y eso quizás hace que me guste, ya que no todo son buenos momentos ni ese proceso de enamoramiento que en ciertos libros parece que es permanente. Además, que se trata de una relación entre adultos, y eso se nota.

¿Recomendaría el libro? No, pero tampoco prohibiría leerlo. No está mal, pero no es memorable del todo. Le pondría un 6'5 y por todo lo relacionado con los asesinatos y demás, que es originalidad pura y dura, no por el resto... A ver qué tal el próximo, El arte del asesino. El título inspira, ¿no? ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario