11.18.2012

El paisajista Martín Rico

MAGNÍFICA exposición de este paisajista que se puede ver pagando los 12€ de la entrada al Museo del Prado (o 6€ en la entrada reducida) junto con la de Tiziano (ver aquí) y la del joven Van Dick (a partir del lunes). Lleva desde el 30 de octubre y estará hasta el 10 de febrero. Se exponen alrededor de 100 obras más diversos cuadernos de dibujo, todo una delicia para los sentidos.

Hacía tiempo que no disfrutaba de una exposición de pintura tan sensacional como esta, que no me cautivaba tanto un pintor "desconocido". Y es que tanto las obras que se muestran (cuadros y pequeños blocs de dibujo), como la organización, como la información recogida... Es una verdadera delicia. De verdad, si tenéis la oportunidad, os la recomiendo encarecidamente. El precio de la entrada compensa millones la calidad (y calidez que transmiten) de estos cuadros. La exposición se divide en varias etapas, atendiendo a los lugares que pinta y en los que se encuentra según el momento, además de pequeñas frases que él dijo refiriéndose a cada una de ellas. Pasemos a hacer un breve recorrido por lo que se expone:



  • Martín Rico (1833-1908). Siglo XIX. Valenciano.
Martín Rico fue uno de los pintores más importantes en lo que se refiere a la introducción del paisaje realista en España. Realizó tanto óleos, como acuarelas o dibujos (de una calidad extraordinaria). Fue amigo de Joaquín Sorolla, lo cual se refleja considerable mente en sus cuadros. En las donde se refleja Venecia, se aprecia una pintura de fino colorido, luz brillante y de toque preciso.

  • Inicio paisajístico (1853-1861)
"La sierra [de Guadarrama] es de lo más hermoso y brillante de color que yo he visto, aquellos pinares y cordilleras son encantadores".

Martín Rico se formó en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid. Allí absorbe una concepción panorámica propia del Romanticismo, prestando especial atención a las hierbas, rocas, árboles y a la luz natural. En Azañón captó por primera vez los reflejos en el agua, concretamente de forma vertical.

Image
Un país, cercanías de Azañón



  • Cuadernos de dibujo
"Los apuntes del natural son un manantial de riqueza para hacer los cuadros más originales"
Utiliza estos cuadernos de dibujo para estudiar sus obras, además de realizar análisis del natural, tanto a lápiz como a pluma. No he logrado encontrar ninguno en internet pero, si alguno/a de vosotros/as se acerca a la exposición, le aconsejo que les dedique tiempo, que no tenga prisa y disfrute de la calidad que transmiten. Parece mentira que esos bocetos puedan no ser la obra que quería realizar, pues son realmente impresionantes.


  • Camino hacia el realismo. Suiza y Francia (1862-1870)
"Las orillas del Sena y de la Maine, con aquella fineza de color, es difícil encontrarlas en otra parte".

Image
Sierra de Guadarrama
El dinamismo de esta pintura los transmite el atardecer, las degradaciones tonales y la deformación de las copas de los pinos.


Image
Un canal cerca de Poissy
Los botes se encuentran ordenados en profundidad, se puede apreciar el contraste entre los tonos oscuros de los botes y los verdes y grises claros tanto del agua como de los árboles que rodean toda la masa de agua. Y, un detalle que nos puede pasar desapercibido, la lejanía que transmiten las nubes al estar agrupadas en masas decrecientes.



  • Vistas españolas (1870-1893)
"Vivimos [en Granada] sin más preocupaciones que pintar y procurar trasladar al lienzo aquella luz y aquel ambiente oriental"
Martín Rico quedó fascinado por Granada y por el ambiente árabe que tiene, lo cual fue reflejado en sus obras con un colorido intenso y una luz vibrante.

Image
Naranjo en la Huerta del Retiro, Sevilla 
Lo que llama la atención de esta pintura es como, según nos vamos acercando de los bordes al centro, se pasa de un degradado y difuminado a una concentración intensa tanto en color como en detalle.




  • Vistas francesas e italianas (1872-1886)
"Cada uno debe interpretar el natural según su temperamento y su impresión; si aprende la ejecución de otro, siempre la imitará poco o mucho, y la sinceridad delante del natural es una cualidad que no hay que perder"
Esta etapa se caracteriza por los reflejos de color puro según el modo impresionista y por la pincelada libre y suelta que dota a las pinturas de mayor movimiento.

Image
Vista de París desde el Trocadéro 
Se trata de una ubicación real si excluimos el cuadro. Lo diferente de este cuadro en comparación con lo anterior es la influencia japonesa que se puede apreciar en las flores y la influencia impresionista en el río. Una pintura muy hermosa.



  • Vistas venecianas (1873-1908)
"Aquí no ocurre nada de particular, es una ciudad sumamente tranquila, y por no haber, ni ruido de coches, de modo que para los pintores es un atelier muy grande, toda la villa"
Rico consideraba que Venecia era un gran taller al aire libre. Reflejó la Venecia bizantina y gótica, a la vez que incluía detalles relacionados con el pasado islámico y mudéjar de España. En muchas de sus pinturas, recrea una Venecia imaginaria, que no existe en realidad. Intentó captar todo el esplendor de la atmósfera veneciana, por lo que tuvo que llevar sus dotes de colorista al extremo, a la vez que aumentaba su fascinación por el ambiente de la ciudad.

Image
Venecia [1873-1874]
Es la primera vez que aparece en una pintura suya grandes barcos veleros y un horizonte situado más abajo de lo normal.

Image
Patio del palacio de los Dux de Venecia [1883] 
Lo que caracteriza esta pintura es el contraste entre las monumentales estructuras y las pequeñas figuras humanas como símbolo de que es un lugar donde el hombre ha vivido y que ha disfrutado.

Image
Santa María della Salute 
Destaca la riqueza monumental (sobre todo de la catedral, lo primero que vemos al observar el cuadro), los diversos motivos góticos y el gran canal, donde se representan un par de gondoleros.

Image
Autorretrato [1908] (Fue la última obra que pintó Martín Rico antes de morir)


Personalmente, las etapas que más me impactaron y que más me emocionaron fueran la de vistas francesas e italianas, y las vistas venecianas. Creo que la sensibilidad que aportan esos lugares y los colores con los que trabaja, se lleva al extremo; es capaz de expresar con suma delicadeza un estado de quietud, de vida y alegría inmenso... Para que luego digan que una pintura, por sí misma, no es capaz de transmitir nada. A mí al menos sí. Espero que la hayáis disfrutado y que anime a alguien a ir a verla, pues ya os lo he dicho: merece muchísimo la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario