11.18.2012

Tiziano. San Juan Bautista

Mini exposición ofrecida por el Museo del Prado desde el 6 de noviembre hasta el 10 de febrero del 2013. La entrada cuesta 12€ (6€ la entrada reducida) y podéis ver también la exposición de Martín Rico (ver aquí) y la que se inaugura este lunes sobre el joven Van Dick.

A mi parecer, muestra algo que no estamos acostumbrados a ver: una comparativa entre obras de un mismo autor, las copias realizadas por un mismo pintor partiendo de una original... En ella podemos apreciar tres San Juan Bautista a la vez que se nos muestran radiografías de dos de ellos, para que comprobemos las similitudes que existen y podamos apreciar las pinturas desde un punto de vista que no es el habitual.



Primer San Juan Bautista

Fechado entre 1530 y 1532, se encuentra actualmente en la Galleria dell'Accademia de Venecia. En esta pintura podemos apreciar un San Juan Bautista que actúa como un predicador, atendiendo a la retórica clásica. Destacan su monumentalidad, el contrapposto (término italiano aplicado a cierta posición de las figuras en que una parte de ellas se encuentra girada o vuelta respecto a la otra parte) y su poderosa anatomía, basándose en el modelo de la escultura clásica.


Segundo San Juan Bautista

El segundo en cuanto a aparición, no en cuanto a creación (sería el tercero). Este San Juan Bautista está fechado alrededor de 1565-1570. Actualmente se encuentra en el Monasterio de El Escorial. Cargado de elementos religiosos, como es la emoción espiritual representada por las lágrimas, los labios trémulos y la mirada dirigida al cielo, lo que enfatiza la dimensión espiritual. Llama la atención el tratamiento de color si lo comparamos con el anterior.


Tercer San Juan Bautista

El tercero en cuanto a aparición, el segundo si los ordenamos según la fecha de creación. En este caso, se pintó aproximadamente en el 1555, aunque no apareció hasta el 1886 en el depósito de Cantoria (Almería). Representa el momento en el que San Juan Bautista recibe la llamada de Dios y, al igual que el anterior, está plagado de símbolos cristológicos. Esta obra se trata de un óleo muy diluido que apenas cubre el lienzo, lo que le otorga un mayor valor expresivo. Se intensifica el desvalimiento físico en contraposición con fortaleza interior.Este Bautista está más próximo al de la Accademia (el primer San Juan Bautista) que al del Escorial (segundo San Juan Bautista).



Tiziano siempre realizaba una copia de todos sus encargos a través de calcos y, cuando alguien le encargaba una de esas copias, introducía pequeños cambios en los gestos, en el paisaje o en el colorido para que no se tratara exactamente de la misma pintura pero a la vez conservara la esencia de la original. Esta exposición tiene tres objetivos claros:
1) Documentar la extraordinaria restauración de la que ha sido objeto el cuadro del Prado, una de las más complejas llevadas a cabe últimamente por el museo.
2) Ahondar en el modo como Tiziano replicaba sus composiciones.
3) Mostrar las distintas aproximaciones del pintor a una figura capital del Nuevo Testamento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario