12.22.2012

Charla de Antonio Muñoz Molina

El jueves día 20 tuve la oportunidad de asistir a una charla con el escritor y articulista actual de El País Antonio Muñoz Molina gracias a mi universidad y a mi profesor de Introducción a los Estudios Literarios. Si no sabéis quién es, como me pasó a mí cuando nos comentaron la posibilidad de asistir, aquí os dejo su biografía, escrita por el mismo.

Justamente, en esa biografía, aparece un párrafo donde habla sobre el tema de la charla. Dice así: "Creo que el escritor continúa el oficio inmemorial de los narradores de cuentos, que daban forma mediante relatos orales a la experiencia compartida del mundo. Contar y escuchar historias no es un capricho, ni una sofisticación intelectual: es un rasgo universal de la condición humana, que está en todas las sociedades y arranca en la primera edad de la vida. Quizás por eso no me atrae mucho la literatura que se vuelca sobre sí misma, que tiene al escritor y a la escritura como focos principales de atención. Cervantes y Galdós, Virginia Woolf y James Joyce, Borges y Onetti, Proust y Flaubert, entre tantos otros, me han enseñado lo mismo, de muy diversas maneras: a buscar la forma más eficaz de contar la realidad visible del mundo y la invisible de la conciencia humana. Pero también aprendo mucho de la música y de la pintura, y del cine, aunque lo frecuento menos que cuando era más joven." La charla versó sobre las novelas de ficción y de qué manera estas cobran vida y forma. 



Antes de meternos en el tema, decir que me pareció espectacular, por eso está aquí. Es de esas personas que podrías estar escuchándolas un día entero y no sería suficiente ni serías capaz de desviar la atención. Se nota que sabe hablar, que disfruta haciéndolo y que tiene mucho que decir al mundo. Salí encantadísima y me quedé con ganas de más, a pesar de que fue una charla de hora y media. 

Nos estuvo hablando sobre cómo habían surgido varias de las historias que aparecen en su libro Nada del otro mundo. Muchas de estas historias han surgido conectando dos ideas que en un primer momento podían no tener ningún tipo de conexión pero que, con el tiempo, madurándolas, sí que se puede llegar a establecer una relación entre ellas. 
De eso se supone que iba la charla, pero yo me quedo con la otra parte y de lo que más tiempo se habló a mi parecer: la relación entre el ser humano, el mundo y las historias. Nos contó que, desde la infancia, somos seres que necesitamos que nos cuenten y contar historias. Desde niños tenemos la necesidad de que nos cuenten un cuento y, cuando este termina, siempre pedimos otro. Y a lo largo de la vida, esta necesidad primaria se traspasa a la vida cotidiana, pues siempre estamos contando o escuchando historias, aunque no aparezcan escritas en ningún soporte y, en muchas ocasiones, no sepas cómo comenzar a contar algo que nos ha ocurrido, por ejemplo. Y, hablando de esto, una persona de la sala le preguntó qué consejo daría a aquellas personas que escriben por gusto para que mejoren, a lo que respondió leer mucho, escribir mucho, fijarse mucho, mirar mucho y escuchar mucho. 


Hablando sobre las distintas formas de contar una historia, comentó que los seres humanos necesitamos que las historias tengan un principio y un final. Pero sobre todo un principio, ya que muchas veces el tener una historia no es suficiente para escribirla si nos falta el principio. La importancia del comienzo muchas veces se resume en las dos primeras líneas del texto, y sirve tanto para el escritor, pues le sirve como guía para lo que tiene que ocurrir después, como para el lector, ya que es necesario que le enganche y quiera saber más de la historia. Respecto a los finales, se habló de aquellos que se cierran y los llamados "finales abiertos", a los que se refirió como "el arte se mueve entre cerrar el cuento y en dejarlo abierto para que el mundo entre en él". Magnífica frase, ¿no creéis? También dijo que para contar una historia se necesita una voz que tenga algo que contar, cosa con la que particularmente estoy de acuerdo, pues si no tienes nada que decirle al mundo, ¿qué necesidad tienes en escribir? Por eso, aquella persona que cuenta bien una historia, te atrapa y le prestas más atención, y se nota que él es de esas personas. 


¿Para qué escribimos? Una de las preguntas que surgió del propio Antonio Muñoz Molina, a lo que respondió que muchas veces no escribimos para contar lo que sabemos, sino para averiguar aquello que no sabes. Y dijo que a las historias, por lo general, siempre les pedimos dos cosas: que nos cuenten un cuento, y que nos cuenten el mundo. Personalmente, fue una de las frases que más me impactaron y aquellas en las que mentalmente sueltas un "qué razón tiene...". Diferenció entre aquellas cosas que hacemos porque queremos hacerlas, o lujos que nos permitimos, y entre las necesidades, haciendo la siguiente distinción "Leer Ulises puede ser un lujo, pero leer y contar historias es una necesidad". Y, ya que alguna de las historias que se recogen en Nada del otro mundo son del género policíaco, se habló sobre los cuentos de habitación cerrada, los cuales me llamaron imperiosamente la atención y esto deseando leer alguno (son aquellos cuentos que tratan sobre un asesinato que se ha producido en una habitación cerrada por dentro, donde hay que averiguar cómo ha ocurrido y cómo ha logrado escapar el asesino y que a priori parece imposible que pueda haber escapado y dejar todo cerrado) y se habló de algunos de los aspectos de las novelas policíacas, donde concluyó con una cita de Borges: "el misterio siempre es mejor que la solución" 

Quizás no sea a algo a lo que estáis acostumbrados a ver aquí en el blog, pero Antonio Muñoz Molina me pareció tan sumamente fascinante y la forma en la que se expresó en un tema que podría haber sido más teóríco, aburrido o enfocado de una manera distinta me gustó tanto, que necesitaba dedicarle un espacio a una charla que califico como excepcional. Espero que os haya gustado o, que al menos, os haya descubierto un poco otra forma de ver la literatura y el proceso creativo de un escritor, aunque sea en líneas muy generales.
[Nota: las frases en negrita fueron dichas por el propio Antonio Muñoz Molina, son citas textuales que he incluido en la descripción de la charla]

2 comentarios:

  1. ¡¡Que suerte tuviste, al poder escuchar una charla de este grande!!
    Me ha encantado el post, me quedo con una frase que me parece muy cierta: "muchas veces no escribimos para contar lo que sabemos, sino para averiguar aquello que no sabes"
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso precisamente pensé yo cuando salí de la charla!
      La verdad que era un poco complicado plasmar lo que supuso la charla en un post, pero necesitaba tener un hueco aquí.
      ¡Otro para ti!

      Eliminar