12.08.2012

Concha Velasco en "Yo lo que quiero es bailar"


¡No sabéis las ganas que tenía de publicar algo relacionado con obras de teatro! Lo adoro, es mi forma de arte favorita aunque no pueda disfrutarlo mucho. Es como la vida: una oportunidad para expresarse, decidir y lograr conmocionar al público, y ninguna más. Puedes ir a ver una misma obra más de una vez, que nunca verás exactamente la misma.


Muchas obras de teatro (por no decir todas) suelen centrarse en una escenografía, una iluminación, una puesta en escena, que implica que el público preste algo menos de atención a los actores y a los personajes que estos representan... Y he dicho muchas porque en esta no ocurre así. 


Creo que es en la sencillez y con el "poco adorno" donde se demuestra la valía de un actor... Pues bien, Concha Velasco se sale. La puesta en escena no es más que ella (con camisa blanca, medias y zapatos de tacón rojos) y un cuarteto de músicos que le hacen los coros y cantan con ella en ciertas ocasiones. ¡Ah! Y una banqueta que apenas ha utilizado en las dos horas de función (que en realidad debería haber sido hora y media). 
La función es un recorrido por su vida como actriz, por los papeles que ha realizado, alguna que otra anécdota y un poco de vida personal. Hay momentos en los que estar serios, momentos donde crees que te vas a partir en dos de tanto reír... Sinceramente, cuando ha acabado, no me lo podía creer. ¡Se me ha pasado en un abrir y cerrar de ojos! Además, que me sentía tan bien, tan cómoda... Que no quería que terminara nunca.

Es una actriz que ha tenido que buscarse la vida para poder dedicarse a lo que quería, ser artista y que, con 73 años, se nota que tiene buenas tablas, que sabe lo que hace y que, sobre todo y algo que a mi parecer es fundamental en todo lo que concierne al teatro, disfruta y sabe hacer disfrutar al público.


Mención aparte merecen las únicas cuatro personas que la acompañan en el escenario: Xavier Mestres (Dirección musical y arreglos, además de piano y vocal), Tomás Alcaide (violín, teclado y vocal), Roger Conesa (saxo, bateria y vocal) y Xavi Sánchez (contrabajo y vocal). Además de excelentes músicos, las cuatro voces juntas suenan... De forma espectacular, sobresaliente. Y no lo digo por decir: son de esas voces que, al sonar al unísono, piensas que cuadran a la perfección y que el conjunto vocal no podrían estar formado por ningunas otras. Intervienen en su justa medida y en los momentos oportunos. 
Concha junto con los músicos-vocales y el director, Jose María Pou

Poco más que comentar. Se encuentra en el teatro La Latina hasta el 16 de diciembre (¡¡¡os queda una semana aún para que podáis disfrutarla!!!). Yo he podido ir a verla por 15€ gracias a una oferta, pero las entradas no se exceden demasiado y, aunque no os situéis en el patio de butacas, es un teatro recogido y se puede tener buena vista desde club. Merece la pena, os hará reír, disfrutar y daros cuenta de que quien quiere algo, con empeño, trabajo, sacrificio, ímpetu e ilusión, puede lograrlo. 

1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho tu entrada :)
    Muy cierto eso de que "puedes ir a ver una misma obra más de una vez, que nunca verás exactamente la misma". Creo que también se puede aplicar a los libros: según el estado en el que se encuentre el lector, lo interpreta de una forma o de otra.

    ResponderEliminar