1.08.2013

La vida de Pi



Esta película debería estar en una página completamente aparte del resto, pues no tiene nada que ver. Antes de ir a verla, oí muchas y diferentes opiniones sobre ella: aunque se trate de metáforas, finalmente deja una buena moraleja; la película se hace muy larga para lo que quiere reflejar... Por lo que no iba con una idea preconcebida ni sabía exactamente si me iba a gustar o no, como me suele pasar.

Poca gente (podría contarlos con los dedos de una mano y me sobrarían más de la mitad, seguramente) conoce el conflicto religioso con el que vivo día tras día y el cual no merece la pena explicar aquí ya que es algo personal. Esto viene al caso porque la película trata, en parte, sobre las diferentes religiones y como una no excluye al resto. Es más, el protagonista llega a considerar que pertenece a tres religiones. ¿Cómo es esto posible? ¡Eso no es viable! pensaréis mucho. Y no sé si es por el conflicto del que os hablaba antes o por otro motivo que desconozco, pero me pareció una forma excepcional de entender el mundo: coger las cosas que te gusten de cada religión o con las cuales te identifiques, sin que tengas que ser "por ley" de una sola. Creer en la rencarnación pero que existe un dios, por ejemplo. Creer en que existen múltiples dioses pero hay que ser buenos ya que hay que ir al cielo, otro ejemplo. Me pareció una forma tan única de entender la vida... Nadie nunca nos invita a contemplar esta posibilidad, "sólo se puede ser de una y punto" es lo que nos enseñan... Simplemente deberíamos empezar a pensar en no excluir y coger o seleccionar aquello en lo que creamos, aunque sea de religiones distintas y aparentemente opuestas y excluyentes.




Imagen del film, uno de los momentos más importantes


Lo anterior se expresa, además de por el protagonista, a lo largo de toda la película y por distintas metáforas que, personalmente, no llegué a comprender demasiado bien. Porque sí, me resultó una película bastante complicada de entender con un solo visionado. Quizás con más sea más fácil, pero con uno solo, no. 

Por lo que he querido plasmarla aquí, además de por el tema de las religiones del que os he hablado antes, es por las imágenes, la puesta en escena... ¡Qué auténtica maravilla! Todo es un tanto surreal, pues nunca veremos ese mar o la isla a la que llega, pero los decorados han sido grabados de una forma... Totalmente distinta a lo que estamos acostumbrados. Es una delicia para los ojos, impactante. No sé ni cómo explicarlo (y eso que ha pasado ya un tiempo desde que la vi), simplemente cautiva. Y quien haya ido a verla, o vaya a verla, sabrá de lo que hablo. 


Otra imagen de 'La vida de Pi'. Espectacular

No hay comentarios:

Publicar un comentario