3.04.2013

La soledad de los números primos



Libro que he leído por segunda vez recientemente y que me ha gustado más que  la primera vez. No es un libro sencillo de entender. Bueno, si se quiere no profundizar sí, pero si se quiere llegar hasta el corazón del libro no es fácil.

«En una clase de primer curso Mattia había estudiado que entre los números primos hay algunos aún más especiales. Los matemáticos los llaman números primos gemelos: son parejas de números primos que están juntos, o mejor dicho, casi juntos, pues entre ellos media siempre un número par que los impide tocarse de verdad. Números como el 11 y el 13, el 17 y el 19, o el 41 y el 43. Mattia pensaba que Alice y él eran así, dos primos gemelos, solos y perdidos, juntos pero no lo bastante para tocarse de verdad.»  Esta bella metáfora es la clave de la dolorosa y conmovedora historia de Alice y Mattia. Una mañana fría, de niebla espesa, Alice sufre un grave accidente de esquí.  Si la firmeza y madurez con que este joven autor desarrolla el tono narrativo impresiona y sorprende, no menos admirable es su valor para asomarse sin complejos, nada más y nada menos, a la esencia de la soledad. (EXTRAÍDA DE LA CASA DEL LIBRO)


La historia de Mattia y Alice me encanta. Es el típico somos más que amigos pero menos que novios, a la vez que comparten partes de ellos mismos con el otro mientras siguen teniendo un espacio que siempre les pertenecerá a ellos mismos. No es la típica historia de amor donde cada uno estaría dispuesto a darlo todo por la otra persona, ni siquiera es la típica historia de amistad donde se siente algo más. Creo que eso es lo que hace especial a La soledad de los números primos. Esos momentos donde comparten espacio físico pero cada uno está en un lugar completamente distinto del otro, esas bromas que dejan paso a un silencio reflexivo... Son pequeños momentos caracterizados por la quietud, la mirada hacia uno mismo y, a la vez, caracterizados por compartir un mismo aire y por unos sentimientos que luchan por salir a la superficie. Esa lucha por llegar a conectar plenamente con el otro que no se dará, pues siempre quedará un espacio que sólo pertenecerá a uno mismo.

Me ha gustado mucho el hecho de que conozcamos la historia casi al completo y desde el punto de vista de los dos, desde que se conocen (e incluso cosas de ese pasado que no compartieron) hasta un futuro que pueden que compartan o no. Es un libro donde se reflejan muy bien los comportamientos típicos adolescentes, esa época donde todos son dudas y contradicciones. Ese mundo adulto de responsabilidades, deseos, sacrificios y esperanza en un futuro mejor y, por qué no, juntos, también aparece.


Si queréis una historia de amor no edulcorada, una lucha interior por vencer o no el miedo a darse a conocer al mundo, una historia donde prevalezca el detalle, los momentos sencillos pero con sentimientos difíciles de entender, este es vuestro libro. Yo, por mi parte, sólo añadir una cosa: ¡TOTALMENTE RECOMENDADO!

PD: ¡Gracias! Hemos superado las 2.000 visitas esta semana. Poquito a poco, esto se va animando, y cada día me hace más ilusión compartir con vosotros todo aquello que se cruza en mi vida, se en forma de libro, de película, de exposición o de obra de teatro. Espero seguir descubriendo estas pequeñas obras de arte, y poder compartirlas con vosotros. Gracias de nuevo :)

2 comentarios:

  1. ¡Me encanta ese libro!
    Lo leí hace uno años, quiero releerlo.
    Muy buena crítica, y felicidades por las dos mil visitas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo recomiendo. Ahora, la película no, está muy mal hecha...
      ¡Muchas gracias! Y por tu comentario también :)

      Eliminar