4.08.2013

Lidia Guevara. Búho Real. 04/04/2013


Breve pero intensísimo. Así se puede describir el concierto que esta gran artista y mejor persona ofreció el día 4 de abril en la Sala madrileña Búho Real. He de confesaros que tenía demasiadas ganas de este concierto (Lidia Guevara, en acústico y en la sala a la que más ganas tenía de ir de Madrid), aunque con el peligro que conlleva el crearse demasiadas expectativas... Pero que, aún así, se han visto superadas.


Para muchos será la primera vez que oís el nombre de Lidia Guevara. Lidia Guevara lleva bastantes años en esto de la música: empezó en el grupo Banghra (un grupo que creaba pop mezclado con danza del vientre) para continuar su carrera en solitario. Es una de esas pequeñas -grandes- voces del panorama musical español, de esos cantautores valientes a la hora de desnudar el alma en sus letras y en un escenario... Una persona que conjuga a la perfección sensibilidad y fuerza, dos adjetivos que necesitaba transmitírselos en persona y que he podido hacer. Es una mujer como hay tantas, recibiendo algún que otro palo de la vida, pero no se deja vencer, lo transforma en su fuerza para seguir, y siempre irradia optimismo. Es una persona que es capaz de denudar sus sentimientos en canciones, de cantarte bajito y con una guitarra y ponerte la piel de gallina.

Y esto último es lo que más he podido sentir durante la hora escasa que ha durado. Los escalofríos en la columna vertebral han llegado a contarse por decenas y los pelos de punta han estado presentes en todo momento. Tal eran mis ganas de este concierto que con tan solo verla en el escenario, saludándonos y dándonos las gracias por estar allí, ya tenía la lagrimilla en el ojo. Así que imaginaros qué ha supuesto para mí el resto del concierto.


Lo que más me gusta de este tipo de conciertos es tener la oportunidad de conocer un poco de la historia de las canciones, las distintas musas, las fuentes de inspiración: madres, fallecimientos, ex-novios, decepciones, autocríticas... Uno siempre acaba dándoles un sentido propio pero cuando conoces esa otra parte, esa que se cuenta entre líneas como un hilo invisible, te acercas un poco más a la esencia de la canción y al propio artista.

Y ahora, centrémonos concretamente en el concierto. Ha empezado con Rima asonante y ha terminado con Motas de polvo, se ha empezado con una canción tranquila e íntima y se ha acabado con una llena de fuerza. Esto ha estado presente durante todo el concierto: ha hilado canciones alegres con canciones triste, jugaba con las emociones; lo mismo te cantaba una muy triste y la siguiente era la canción más optimista del mundo. Y se agradece. ¿Las mejores canciones del concierto y, por tanto, los mejores momentos? Sin respiración, Echar de más Lo mejor de mí. Sí, reconozco que me van las canciones tristes... Me parece que sacan lo mejor de uno. Y esas tres tienen distintos matices que, de alguna forma, las hacen tristes, melancólicas e íntimas. 

En varios momentos del concierto, se ha podido notar un matiz en su voz donde parecía que se iba a quebrar, se ha podido apreciar ese brillo en su mirada que reflejaba melancolía, recuerdos y autocontrol para no llorar. Tiene esa capacidad para crear magia al desnudo, sin trucos. Dice la verdad tal cual la siente. Y, excepto cuando ella pedía que cantáramos, el público apenas cantaba para poder maravillarse con su voz y el conjunto que formaba esta con el teclado y con la(s) guitarra(s), según la ocasión. Además, hay algo más que quiero destacar de ella. Tuvo la delicadeza de, tras el concierto, pararse a saludar a todo el mundo que quisiera hacerlo. ¡A TODOS! Y no era un simple "hola", sino que se paraba a charlar un poco, a firmar y a hacerse las fotos que hicieran falta. Mostró esa cercanía que brinda el ser una sala y que sea de este tipo de artistas.


Os dejo algunos links que he encontrado por YT del concierto y que merecen la pena ver (Y me quedo a esperarEchar de másSin respiración -el momento más íntimo, personal e indescriptible del concierto- Bébete la vidaClaraQuiero más). Por último, deciros que fueron 10€ con consumición incluida. Y, para la próxima vez que vuelva a dar un concierto en Madrid, no dudéis en ir. Os prometo que hará algo, entre otras cosas, que no todo el mundo sabe hacer: os hará sentir.

2 comentarios:

  1. Magnifica entrada de un gran concierto.
    No podía haberlo resumido mejor
    ¡Grande, Lidia Guevara!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchísimas gracias! Tanto por el comentario como por la compañía en el concierto. No pudo ser mejor :3

    ResponderEliminar