5.21.2013

La química secreta de los encuentros




Este libro llegó a mis manos de casualidad, era la primera vez que leía algo de Marc Levy -no la primera que sabía de él o de algunos de sus libros- y La química secreta de los encuentros me ha cautivado, me ha enamorado.

El hombre más importante de tu vida acaba de pasar por detrás de ti. Para encontrarlo deberás hacer un largo viaje y localizar a las seis personas que te conducirán hasta él…Hay dos vidas en ti, Alice. La que conoces y la que te espera desde hace tiempo.» Divertida, original, encantadora y maravillosa, La química secreta de los encuentros te cautivará y, sobre todo, te hará FELIZ.(Sinopsis de La casa del libro)


Lo cogí con ganas desde la primera página y lo leí sin darme cuenta. Es una novela que está fantásticamente escrita, haciendo que la historia se trace de manera sutil y dando la sensación de que no podía haber ocurrido otra cosa. Los personajes evolucionan, sobre todo Alice y Dildry, aunque he de decir que la transformación que sufren ellos (de llevarse como el perro y el gato a congeniar) me pareció que ocurría demasiado deprisa y demasiado "de repente". 

Si pensáis que estáis ante una novela donde el protagonista es el amor, donde sólo va a haber escenas amorosas, os estáis equivocando estrepitosamente. No hay tantas (aunque las hay). Es más sobre la búsqueda de uno mismo y de un futuro que te ha adivinado una vidente, que podría ocurrir finalmente o no, pero que ante todo es la aventura que necesitabas en ese momento. Eso sí, quiero destacar el trabajo de Alice, que le da un punto totalmente original a la novela: es perfumista, una nariz

Es una novela caracterizada por diálogos sencillos, por cuidar los pequeños detalles, con fragmentos irónicos (como muchas de las conversaciones entre Alice y Dildry), donde hay que leer un poco entre líneas porque hay cosas importantes que no están escritas literalmente pero se intuyen (aunque luego aparecen escritas más adelante), donde los personajes evolucionan a medida que avanza la novela... Es de esos libros que acabas y piensas que ha sido sencilla, delicada, ligera, sensacional. Te embriaga. Marc Levy tiene una pluma que hace que te dejes llevar por la lectura y que el resto no importe, que te evadas del mundo exterior, cosa que no todos los autores consiguen. Sólo os digo que pienso leer más libros suyos de aquí a un tiempo, porque me ha gustado muchísimo. Os lo recomiendo encarecidamente, no os daréis cuenta de que pasan las páginas hasta que ya no tengáis más páginas que pasar, hasta que no lo acabéis. Y vais a disfrutar muchísimo.

Os dejo las citas del libro que más me han gustado a medida que iba leyéndolo. NO las leáis si tenéis pensado leerlo, por favor y gracias.
  • No se imagina hasta qué punto la vida de un cruce tiene miles de detalles. Unos corren, otros buscan su camino.
  • Yo siempre he tenido pasión por los detalles, por los pequeños acontecimientos, casi invisibles, que hay a nuestro alrededor.
  • No es que se me haya dormido el cuerpo, es que se me ha quedado en coma.
  • Tiene los ojos muy bonitos, pero ¡mucha mala leche!
  • Cuando la imaginación se compara con la realidad, a veces hace daño.
  • El no ya lo tienes, hija mía, arriésgate a conseguir el sí.
  • Los mejores sentimientos acaban por degradarse.
  • En una historia de amor hace falta saber irse antes de que sea demasiado tarde.
  • Amar es recoger la belleza de una mujer, ponerla bajo llave para que ella se sienta bajo su protección y quererla... Hasta que el tiempo la marchite.
  • ¿Le pasa a veces que ciertas cosas anodinas le proporcionan una sensación de paz sin que comprenda la razón?
  • Es un "quizá" improbable, pero es que, desde hace algún tiempo, "quizá" forma parte de mi día a día.
  • Corra hacia esa felicidad que le sienta tan bien.
  • Como dice una canción, me ha rozado el alma y me la ha cambiado.
  • Amar en silencio no cuesta nada y no ofende a nadie.
  • ¿Ves, Rafael? Yo no creía en el destino, ni en las pequeñas señales de la vida que supuestamente nos muestran qué camino tomar. No creía en las historias de videntes, ni de cartas que predicen el futuro, no creía en la felicidad y todavía menos en que te volvería a encontrar algún día

1 comentario:

  1. ¡Tengo muchas ganas de leer algo suyo!
    Este libro no lo conocía, pero veo que tiene buena pinta, me lo anoto :)

    ResponderEliminar